domingo, 9 de noviembre de 2008

El Sahara queda muy lejos




Similar. El sonido se extiende. Un vulgar crujir de viento arenoso; se resuelve la arena en la arena. Y tu soledad aparece desde la derecha, donde un oasis dejó en almíbar tu piel de leche. Como pequeña niña, tus manos parecen una confusión de nervios; se agitan por necesario movimiento. Tus manos, con agua que se evapora por la intensidad solar, se agitan, y pequeñas gotas navegan por el aire hasta su evaporación más triste. Tus ojos miran la soledad. La palita no puede ayudar por que no tiene vida. Niña del oasis más pequeño del mundo, es hora de abandonar el arenero para tomar el té.




©: Felipe Herrero, 2009.
Este texto forma parte del libro de cuento y relato "Agua marina".

3 comentarios:

fer dijo...

Sos magnifico.
Escritor alto te amo
=)

delfi dijo...

me encanta!
cada vez que lo leo me gusta mas
y al final es como que se termina de entender todo perfecto!
segui asi felchu q yo t voy a leer siempre!

=)

rominex dijo...

Hola Feli!!
como estas????
acabo de leer el mail de que vas a publicar el libro...te re felicito!!!
esperamos leerlo en breve..jejeje..
besos!